Más allá de Stop and Frisk: Definición de la Cuarta Enmienda del Constitución

La ley permite a los ciudadanos a “consentir” a ciertos procedimientos o investigaciones, a veces sin que estén conscientes de ello. Todos sabemos que la Cuarta Enmienda de nuestra Constitución de los Estados Unidos tiene la intención de protegernos de investigaciones y arrestos irrazonables. Es decir, la policía no tiene permitido arrestarlo o mirar a través de sus objetos personales sin tener una justificación razonable para hacerlo. Justificaciones a una detención o de una búsqueda pueden ocurrir en el contexto de muchos encuentros con la policía. Por ejemplo, cuando los oficiales son testigos de una violación de la ley y lo ven completar un crimen de principio a fin. Ese tipo de ocurrencia es rara. La forma más común que un oficial puede justificar un arresto es mediante la información que usted, durante el encuentro, le provee al oficial de manera voluntaria. Tenga en cuenta que es posible que usted no se sienta culpable de ningún delito, y es muy posible que no lo sea. Pero en el contexto de los encuentros con la policía, los individuos arrestados en realidad ayudan a la policía a hacer el arresto. ¿Cómo podría alguien ayudarse a sí mismo a ser arrestado? Muy simple: al consentir a las solicitudes de un oficial.

Bajo la Cuarta Enmienda, una búsqueda no es razonable cuando se realiza sin una orden judicial o causa probable. Eso significa que un oficial debe tener la autoridad de un juez neutral antes de mirar a través de sus “cosas.” Esto es cierto para buscar dentro de su casa, bolsos, o su cuerpo. Pero, si usted acepta, usted le permite al oficial no obtener la orden judicial. Esta interpretación amplia conduce a la controversia actual sobre las llamadas polícas “Parar y Registrar” (o “Stop and Frisk”) que están cosechando la atención de los grupos de derechos civiles.

“Consentimiento” se puede dar a cualquier oficial de policía de muchas maneras. La más obvia es cuando un oficial le pregunta “¿te importa si miro por dentro?” Y usted responde “No, en absoluto oficial, no tengo nada que ocultar!” Ahora ha dado su consentimiento para una búsqueda. La forma más sutil de obtener el consentimiento es cuando un oficial le hace preguntas y usted responde a esas preguntas. Esas respuestas son ahora una conversación voluntaria, y a pesar de que no se les ha dado una advertencia “Miranda”, esas declaraciones / respuestas pueden ser utilizadas en su contra. Ya sea que usted está siendo acusado de DWI, posesión de una droga ilegal, un robo, o cualquier otro tipo de delito, la policía hará uso de su investigación inicial para ayudar en su detención. Lo mejor que puede hacer por si mismo si siente que usted está siendo acusado injustamente es, terminar con respeto cualquier conversación con la policía. Tiene que decir, “deseo permanecer en silencio y ya no deseo responder más preguntas,” hasta que su abogado esté presente. No dejes que te convenzan proporcionar más información. Frases de la policía como, ” sólo quiero saber lo que está pasando,” “Si no tienes nada que ocultar, ¿por qué no quieres contestar alguna pregunta?” “Si cooperas, hará las cosas más fáciles para usted.” son un intento de aplicación de la ley para obtener su consentimiento. Nunca discutas con un oficial. Guarde siempre la calma y ser respetuoso al contestar. No contestes ninguna pregunta que no te sientas cómodo contestar. Recuerde que su consentimiento, incluso si es sutil, deja que el oficial cumpla con la ley sin una orden judicial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *