Sus “Libertades” Durante un Encuentro de Policía en Texas

Ponemos énfasis especial en la palabra “libertades” porque tenemos que empezar con la premisa que sus derechos constitucionalmente protegidos pertenecen a usted, pero usted no decidirá cuando los utiliza. Sus “libertades” se ejercerán para usted en un momento futuro y serán invocados para usted mucho después que su “libertad” haya sido violada. Este concepto de libertades se extiende a través de muchas situaciones, incluyendo los encuentros con la policía.

Nuestra Constitución de los Estados Unidos establece que toda persona en Estados Unidos tiene derechos humanos básicos: libertad de expresión, de religión, la libertad de voto, libertad de poseer armas, entre otros. En el contexto penal las enmiendas 4, 5, 6, y 8 protegen en contra de arrestos y búsquedas irrazonables, de hacer declaraciones que lo incriminen, de tener un abogado, y lo protegen de castigo cruel e inusual, respectivamente. Cada una de estas enmiendas se activa en diferentes momentos y en diferentes contextos dentro del procedimiento penal. Este artículo le ayudará a entender cómo debe comportarse para proteger sus derechos si se encuentran con un oficial, y hacerlo de una manera segura.

En Texas, un oficial de policía puede detenerlo y arrestarlo por cualquier ofensa, incluyendo un delito menor de Clase C, excepto el exceso de velocidad y tener un contenedor de alcohol abierto en el coche. Eso significa que un oficial tiene amplia discreción para determinar si usted será arrestado y puesto bajo custodia hasta que un tribunal puede determinar si usted cometió un delito, o no. Eso significa que usted puede ser arrestado por cualquier rango de infracción; pasarse una luz roja cometer asesinato.

Un escenario común en el contexto de encuentros con la policía viene al cometer un error de tráfico. Se pasa la luz roja. Ve las luces y sirena de la policía. Usted se a horilla a mano derecha. Lo que usted haga siguiendo esa parada establecerá como se desenlace el resto de ese encuentro. Baje el vidrio de su lado mas abajo del nivel de su mirada. Apague o baje música alta. Mantenga las dos manos en el volante. Si esta oscuro afuera, prenda la luz del interior de su vehículo. Cuando el oficial se acerca, mírelo a los ojos y mantenga una dispociosion amigable y respetuosa. Responda con “usted” y “si señor” o “no señor.” El oficial puede informarle por que ha sido detenido o puede preguntarle a usted porque fue detenido. En ese momento usted puede admitir la infracción cometida, o responder que usted no sabe porque ha sido detenido si en realidad usted no sabe el motivo de la detención. No discuta con el oficial acerca de la infracción y detención, ahora no es el momento. El oficial le pedirá su licencia de conducir y el seguro de auto. Usted está obligado por ley a darle esos documentos, si los tiene, y debe identificarse al oficial con datos verídicos. Al dar un nombre falso o fecha de nacimiento falsa, usted se expone a más cargos criminales. El oficial puede escribirle una infracción de tráfico que requiere que usted se presente en el tribunal en una fecha posterior, o puede simplemente darle una advertencia y lo enviará en su camino.

Durante el escenario anterior el encuentro de policía puede comenzar a evolucionar en una investigación criminal. El oficial tiene la autoridad para en forzar nuestras leyes.

Esta autoridad le permite hacerle preguntas si sospecha que usted a cometido un crimen. El oficial no tiene que advertirle que usted es un sospechoso Por lo tanto, usted no tiene derecho legal a saber por qué el oficial quiere hacerle preguntas o por qué quiere hablar con usted fuera de su coche.

En este momento no se sienta frustrado o enojado. El oficial le puede pedir que salga del coche y usted debe cumplir. Esto puede, o no, ser una detención legal, pero usted no está capacitado en lo que es la ley y el discutir con el oficial no va a ayudar.

Si una vez fuera del coche, o incluso si permanece en el interior del coche, el oficial comienza a cuestionarlo, usted puede y debe invocar su derecho de la 5a enmienda y puede permanecer en silencio. Usted no está bajo ninguna obligación legal de responder a cualquier pregunta más allá de las preguntas sobre su identidad. Usted puede decir con respeto, “Oficial, deseo permanecer en silencio. No tengo ninguna información que darle. Si no soy libre de irme, entonces yo quiero hablar con mi abogado.” El oficial puede hacer palanca para que usted hable con él. Incluso puede prometer que puede hacer que esto desaparezca si sólo habla con él. El Oficial no tiene autoridad para prometerle un acuerdo de castigo o acuerdo para retirarle cargos penales, esa autoridad es únicamente de un fiscal. Usted nunca será capaz de convencer a un oficial que no lo arreste si el oficial ya ha tomado la decisión de arrestarlo. Sin embargo, puede caer en un agujero más profundo cuanto más hable con el oficial.

Si el oficial decide arrestarlo, por favor cumpla y colabore con el arresto sin violencia, gritos, o ira, aunque se sienta que la detención no es injustificada. Deje que el oficial tenga que soportar la carga de justificar su detención ante un juez.

Siendo encontrado por un oficial puede ser una situación espantosa. Es necesario mantener la calma. Lo que sigue después del encuentro inicial puede ser tan fácil como el comportamiento de usted lo haga. La mayoría de los oficiales se preocupan por sus comunidades y la mayoría tratan aquellos que detienen con respeto. Por lo cual, trate al oficial con respeto en cada momento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *